Tenía un zoológico en un departamento en Boedo: rescatan once perros, víboras, lagartos, peces y erizos

 

La Policía de la Ciudad rescató once perros, además de reptiles, entre ellos víboras, batracios, tortugas, conejos, peces y erizos en un allanamiento a un departamento en el barrio de Boedo.

El procedimiento estuvo a cargo de la División Contravenciones y Faltas en Eventos Masivos de la Policía de la Ciudad, en conjunto con el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal, a pedido de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), del Dr. Carlos Fel Rolero Santurain, y ordenado por el Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas 5, a mando de la Dra. María Carmen Zangaro.

 

El allanamiento se realizó en un departamento de planta baja de un edificio en Estados Unidos al 4300, al que concurrieron también agentes de la Dirección General de Control Ambiental (DGCONTA) y de la Agencia de Protección Ambiental (APRA) de la Ciudad y de la División Canes de la Policía de la Ciudad.

 

Las investigaciones comenzaron a partir de una denuncia de vecinos.

 

Al no haber respuesta ante los llamados de los funcionarios, se utilizó un elemento de efracción para abrir la puerta ante dos testigos, y así poder acceder al domicilio.

 

De allí los oficiales descubrieron que dentro del departamento había once perros de distintas razas, entre ellos labrador, salchicha, caniche y bulldog, en condiciones insalubres,  y gran cantidad de reptiles, tal el caso de víboras, iguanas, lagartos, lagartos, además de sapos, tortugas, erizos cobayos, conejos y peces, en su mayoría especies silvestres y en algunos casos exóticas, presuntamente destinadas al comercio a través de redes sociales.

Durante el procedimiento llegó la responsable de la casa, de 55 años.

La APRA clausuró la actividad de criadero, y labró acta por la tenencia irregular de animales.

La Fiscalía imputó a la responsable por infracción a la Ley 14.346 de Protección Ambiental y dispuso que nueve de los perros fueran trasladados a la sede de la ONG “Callejero Casa Quiere”, situada en Villa Devoto, y los otros dos que permanezcan con la propietaria por condiciones médicas y también la permanencia de los animales exóticos, debiendo proceder a la reubicación en un plazo menor a las 72 horas.